¿Es mayor el consumo de electricidad cocinando al horno o en la vitrocerámica?

El consumo de electricidad nos preocupa. Estamos tan acostumbrados a utilizarla en nuestro día a día que muchas veces no reparamos en si realmente estamos haciendo un buen uso de ella. Pero ni la factura de la luz ni nuestra huella energética mienten. Reducir nuestro consumo se ha convertido en una necesidad y es en las tareas que hacemos diariamente en las que más deberíamos tenerlo presente.

Conexión permanente

Admítelo, hoy por hoy sería muy difícil poder hacer la mayoría de las cosas incluidas en tu rutina si no tuvieras energía eléctrica. Tu café del desayuno, calentar un poco de leche, hacer la comida… Y un largo etcétera de pequeños gestos que a lo largo del mes van engrosando tu factura de la luz.

Y no nos podemos olvidar de la subida de los precios de las tarifas energéticas. ¿Empieza a resentirse tu economía por ello? ¿Eres consciente de que todas estas actividades también repercuten en el medio ambiente? Comenzar a usar la energía en casa de forma responsable puede ayudar.

La cocina, el centro del gasto

Sabemos que en la cocina se concentra la mayor parte del gasto energético de la casa. Tienes un frigorífico, un lavavajillas, una vitrocerámica, un horno… ¿Te has preguntado alguna vez cuál de estos dos últimos consume más? Al fin y al cabo son los que más utilizas para cocinar, ¿verdad?

El uso diario de tu placa vitrocerámica en la cocina supone un 7,4% del total del consumo eléctrico de todos los electrodomésticos de tu cocina. Esto la convierte en uno de los que más consume de todo el conjunto, así que aplicar algunos trucos para reducirlo podría ser de gran ayuda. Cocinar algunos alimentos tapando los recipientes y utilizar el calor residual que deja la placa para terminar de cocinarlos puede ayudarte a reducir la energía que gasta.

Por su parte el horno puede llegar a suponer el 8,3% del consumo total de los electrodomésticos de casa. ¿Estás planteándote dejar de usarlo? No tienes por qué si lo utilizas de forma responsable. Cuando cocines algo al horno no abras la puerta, utiliza la luz interior para ver cómo va la cocción. Además manteniéndolo limpio podrás ahorrar en consumo ya que tardará menos en calentarse de forma óptima.

Así que sí, podemos afirmar que de forma objetiva el consumo del horno es mayor que el de la vitrocerámica. Sin embargo utilizando ambos electrodomésticos de forma responsable es posible comenzar a ahorrar en el consumo energético de nuestra casa, cuidar un poco más del medio ambiente y rebajar nuestra factura.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies