Tipos de modalidades de contratación de la energía eléctrica

Cuando se trata de ahorro en el hogar, nuestra factura de la luz tiene mucho que decir. Y es que no podemos engañarnos, este recibo se lleva gran parte de nuestro gasto mensual. No se trata sólo de la luz que consumimos cuando encendemos las lámparas de nuestra casa, que también. Si no que se trata de todo el consumo eléctrico que generamos con nuestros electrodomésticos y aparatos.
En cualquier cocina hay una media de 5 o 6 electrodomésticos, algunos de los cuales, como el frigorífico, están constantemente funcionando, y otros que, aunque no lo estén, se usan muy a menudo, como la lavadora o el lavavajillas.
El tipo de tarifa que tengas contratado puede influir y mucho en el gasto final de tu factura.

Mucha gente no entiende bien su factura de la luz, e incluso puede ser que si preguntamos a varias personas, muchas de ellas no sepan qué tipo de contrato tienen.

Pues bien, para empezar a poder ahorrar en el hogar con nuestra factura, debemos empezar conociendo nuestro modelo de contrato para saber si se ajusta realmente a nuestras necesidades, o por el contrario tenemos alguna opción más rentable. Los diferentes tipos de contratos son:

1) Modalidad regulada. Precios Voluntarios para el Pequeño Consumidor (PVPC).

Este contrato pueden tenerlo personas con suministros de tensiones no superiores a 1 kV y con una potencia contratada igual o menos de 10 kW

La duración de los contratos es anual y se prorroga automáticamente, aunque si no te interesa seguir con este modelo de contrato puedes resolverlo antes de su finalización.
La modalidad de contratación de suministro por PVPC tiene a su vez tres tipos de tarifas diferentes, con diferentes precios en función del horario en el que se consuma la electricidad:

– Sin discriminación horaria: tarifa general. En esta tarifa el precio es el mismo para todas las horas del día y suele ser la que tiene contratada la mayoría de las personas, incluso aquellas que no tienen claro cuál es su modalidad de contrato.

– Con discriminación horaria de dos periodos: Esto es lo que se denomina, tarifa nocturna. Tiene dos precios diferentes para la electricidad dependiendo si se consume por el día o por la noche a partir de una determinada hora. Esta tarifa tiene un periodo valle con un precio de la electricidad más barato y un periodo punta con un precio más caro.

– Con discriminación horaria supervalle: Esta modalidad es muy útil para aquellos que tienen un vehículo eléctrico que necesitan recargar. Estas horas supervalle se denominan así porque en ellas se produce una reducción importante del consumo y por lo tanto los precios de la electricidad son más bajos.

2) Modalidad regulada. Contratación del suministro mediante un precio fijo anual.

En este tipo de contrato, las comercializadoras hacen una oferta alternativa al PVPC. Esta oferta es única en cada momento para cada comercializadora y debe ser publicada en la Web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Para contratar esta modalidad, el usuario elige si a la finalización del contrato quiere PVPC o renovar la oferta a un precio fijo anual.
La oferta a precio fijo anual debe recoger diferentes conceptos que tienen que aparecer en la factura:

  • Precios por peajes de acceso, cargos y otros costes.
  • Precio por el resto del coste del suministro eléctrico.

Además, es importante saber que nuestra factura de la luz va a cambiar próximamente, de hecho, ya hablamos sobre ello en este artículo.

Cómo gastar menos

Si lo habéis leído recordaréis que uno de los cambios más significativos es que se va introducir una fórmula para contratar varias potencias y va a haber más franjas horarias en las que los precios serán diferentes, pasando a haber horas punta, llano y valle.

La forma de gastar menos y poder ahorrar con tu factura, es escoger la modalidad de contrato con discriminación horaria.
Si podemos poner nuestros electrodomésticos, como la lavadora, el lavavajillas o la secadora por ejemplo, durante la noche, bien porque podemos programarlos para que se pongan en marcha a la hora que nosotros queramos, o bien porque son tan silenciosos que podemos ponerlos en marcha de madrugada sin miedo de molestar a nadie… pues por qué no vamos a contratar una tarifa en la que paguemos menos por la electricidad durante ese periodo? Si la electricidad es más barata por la noche, utilicémosla durante ese tiempo y conseguiremos reducir nuestra factura.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies