Organización de tu frigorífico para ahorrar

Vivimos engañados. Organizamos la nevera metiendo las cosas donde encontramos huecos y lo único que conseguimos es complicarnos la vida. Carnes que se ponen malas, yugures que se pudren en el fondo del frigorífico… Sucesos fácilemente evitables solo con una organización racional de este espacio. ¿Queréis aprender a hacerlo? Solo tenéis que continuar con la lectura.

Dice Francine Jay que “ahorrar espacio en los armarios puede ayudarnos a salvar el mundo”. Una frase que para entender en toda su extensión requiere de leer sus libros. Esta mujer es conocida como ‘Miss Minimalist’ y apuesta decididamente por prestar más atención a los espacio de la cocina. Unos espacios que incluyen a la nevera, un electrodoméstico que necesita más cuidados de los que aparenta. No solo hablamos de mantenimiento, también de organización. Ada Parellada, cocinera, lo tiene muy claro: vaciar la nevera una vez a la semana “es básico”.

Algunas claves rápidas para organizar bien la nevera y ahorrar:

  • Hay que usar el espacio como dicen los fabricantes. Parellada, de hecho, recomienda usar solo tapers cuadrados o rectangulares.
  • Copiar a los supermercados y poner las cosas que caducan primero en la parte delantera.
  • No acumular demasiados productos frescos en el interior.
  • Los lácteos deben colocarse en la parte superior, que es la menos fría.
  • Las verduras en sus cajones correspondientes, ya que están optimizados para una conservación adaptada.
  • La carne se tiene que colocar en la zona más fría de la nevera.

Todas estas claves tienen la misión de dejar a un lado la comodidad, que es la máxima que rige el orden de las neveras. Organizando el frigorífico ‘al hueco’ ponemos en riesgo la conservación de muchos alimentos y le hacemos trabajar más. Por el contrario, con un orden óptimo de los alimentos aumentamos la vida útil del frigorífico y evitamos contaminaciones cruzadas entre alimentos. Evitar que se pongan malos es una manera de ahorrar dinero y ser más productivos, ya que se reducen los viajes a los supermercados en búsqueda de cosas que ya teníamos pero no hemos cuidado.

Orden por tipo de alimento

No nos lo terminamos de creer, pero cada zona de la nevera tiene su razón de ser. La puerta es la zona menos fría, razón por la que todas las hueveras o botelleros se encuentran ahí. Mantequilla, mermelada o leche encuentran en estos espacios su entorno de temperatura ideal. Son alimentos que tienden a caducar pronto, por ello deben estar delante. Además, para evitar que se echen a perder, ¿por qué no colocar una caja con los alimentos que se deben consumir antes que otros?

Los cajones de las verduras existen para algo. Se fabrican para que aporten condiciones especiales de temperatura. Los fabricantes se esfuerzan en explicar sus bondades, aunque les ignoramos en muchas ocasiones. Cajón hyperFresh, cajón ExtraFresh… cada marca lo denomina de una manera. Estos son los nombres de los cajones de Balay o Siemens, pero hay decenas de ejemplos más. En general, todos funcionan de una forma parecida regulando el flujo de aire y controlando la humedad para que los alimentos duren más tiempo.

Pero no solo ignoramos al cajón de las verduras. También al hecho de que cargar mucho la nevera solo va en contra de nuestros intereses. Si lo hacemos, impedimos que las corrientes de refrigeración trabajen correctamente. ¿Qué sucede entonces? Que nos dejamos llevar por una lógica errónea: bajamos el termostato pensando que enfriará más, pero lo único que hacemos es que la nevera trabaje más con el consiguiendo aumento del consumo de energía.

Optimiza las bandejas y los cajones

Tal y como explica Bosh en su blog, respetar los espacios en la nevera conlleva importantes beneficios:

  • Más tiempo: sabiendo siempre lo que hay en cada bandeja sabemos lo que necesitamos y lo que podemos comer. De esta forma se reducen las visitas al supermercado. No lo olvidéis: las esquinas de la nevera son nuestras enemigas.
  • Ahorro: si evitamos que los alimentos caduquen o lleguen a malas condiciones, ya estamos ahorrando. Así pues, evitamos la generación de desperdicios innecesarios y conseguimos que la nevera trabaje en buenas condiciones.
  • Un frigorífico organizado es mejor para nuestra salud porque podemos consumir “los productos con todos sus minerales y vitaminas”, aseguran desde Bosch. Evidentemente, respetando los procesos de maduración de los alimentos, evitando olores y contaminación cruzada la comida mantiene intactas sus propiedades.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies