Pierde el miedo a poner el horno

¿Sabías que asar un pollo en tu casa es bastante más barato que comprarlo hecho? Cuando hablamos de hornos hay todavía muchos ‘misterios’ que desterrar. Los hornos electricos arrastran, en ocasiones, una fama que no está justificada en cuanto a su consumo energético.

Los hornos han evolucionado mucho. Siguen consumiendo electricidad (la mayoría) pero cuentan con avances suficientes como para no tener miedo de cocinar con él. Los hornos no son los aparatos que más consumen dentro de la cocina, pero si descontrolamos su uso sí que nos puede dar algún disgusto.

Los hornos eficientes son, como todos los electrodomésticos de este segmento, una gran idea. Muchas marcas ya incorporan entre las funciones de los hornos el modo ECO, que permite cocinar tus recetas favoritas optimizando el consumo de energía. No es la única función que nos ayuda en el terreno de la eficiencia. Balay, por ejemplo, tiene una función que acorta el precalentamiento, una fase que no siempre es necesaria. Si la receta lo exige, siempre es mejor recortar en un 50% el tiempo que tarda en hacerlo.

Cocinando a bajo consumo

A pesar del salto de calidad que han vivido en los últimos años, los hornos todavía viven, por lo general, en la clase A. No es sencillo encontrar uno de categoría superior.

No obstante, no solo los programas ECO o los que acortan los tiempos -sin perjudicar las recetas- ayudan al ahorro energético. Una gran idea tuvo aquel que pensó en juntar en un solo electrodoméstico la potencia de un horno convencional y la rapidez de los microondas. Estos modelos permiten recortar los tiempos de cocción hasta un 50%.

Por no hablar de los hornos con aporte de vapor. Este tipo de hornos están más que extendidos en el campo profesional, y ahora conquistan el corazón de los hogares. Cocinar con vapor no es solo sinónimo de ahorro (también recorta los tiempos), sino de salud: el vapor respeta al máximo cada ingrediente y potencia sus cualidades nutritivas.

Cómo aprovechar el horno para gastar menos

Ya llevamos varias razones de peso para no renunciar a nuestro horno para cocinar. Es cierto que el microondas es más eficiente, pero nunca podrá sustituir el papel del horno con determinados platos.

Además de comprar un horno clase A y usar los programas ecológicos siempre que sea posible, conviene aplicar otra serie de consejos para ahorrar en la factura de la luz y ser más ecológicos:

  • Precalienta el horno solo si la receta lo exige. Es un paso prescindible en muchos platos, aunque a veces nos ‘negamos’ a hacerlo.
  • La puerta se queda cerrada durante todo el proceso, a no ser que sea imprescindible abrirla. Cada apertura le hace perder hasta un 25% del poder calorífico. Por ello los hornos vienen equipados con luz interior, para que no te pierdas nada sin perjudicar la eficiencia.
  • ¿Y si planificas? Actualmente los hornos cuentan con varias bandejas para cocinar varios platos a la vez. Es más, están preparados para que la transferencia de olores no sea un problema entre alimentos. Si sabes con antelación qué platos de la semana van a necesitar horno, puedes aprovechar todo su poder calorífico una sola vez.
  • Cuando la receta ha llegado a su punto final, el horno no se enfría como por arte de magia. Tarda bastante rato en hacerlo. En vez de dejar la puerta abierta esperando que se enfríe, aprovecha el llamado calor residual para calentar algún plato, mantener el menú a su temperatura adecuada, tostar pan o hacer unas verduritas. Hay cientos de opciones para usar el calor residual.

Cuando ya has comido y toca limpiar el horno, no le des muchas vueltas. Optar por modelos pirolíticos o con sistemas de limpieza automática. La pirólisis apenas cuesta un puñado de céntimos de euro y deja el horno como nuevo. Es un sistema por el cual el propio horno se calienta hasta alcanzar los 500 grados para convertir toda la suciedad en cenizas. Tras este proceso, tu solo tienes que ocuparte de retirar esas cenizas con un paño húmedo. Así de sencillo.

Con todos estos argumentos que te hemos dado, ¿ya te hemos convencido para que vuelvas a querer a tu horno? Algunas recetas solo quedan redondas con un buen horneado, no lo neguemos.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies