¿Qué son los frigoríficos A+++?

Abordemos un hecho innegable: la factura de la luz es una preocupación de primer orden en cualquier hogar. Y más en los últimos años, de constantes subidas que perturbaban la tranquilidad de los consumidores.

Por razones como la ya expuesta, la tendencia natural del humano consumista es viajar hacia el ahorro, una costumbre que –afortunadamente- lleva al interesado a seguir caminos más respetuosos con el medio ambiente y más eficientes. ¿Quién puede ayudarnos en casa en dicha senda del ahorro? Correcto, nuestros electrodomésticos, y si hablamos de refrigeradores se nos planteua una duda ¿qué frigorífico comprar? Bosch realizó un artículo en este sentido, te ayudará, pero sigamos !!

El 50,2% del consumo eléctrico dentro del hogar es responsabilidad de los electrodomésticos. De todos ellos, hay uno que destaca en consumo por encima del resto: el frigorífico, que es el único que hace el conocido 365×24. Está todos los días del año enchufado y, por normal general, lo está las 24 horas del día. A excepción de periodos concretos en los que se puede apagar, esta norma se cumple a rajatabla en la mayoría de los hogares. Por razones como esta, la nevera es la ‘culpable’ de casi un 19% de ese consumo de los electrodomésticos.

Eficiencia energética de las neveras

Sabedores de que los frigoríficos son grandes consumidores de electricidad, fue la industria del frío la que introdujo en España la novedad del etiquetado energético en 1995. Fueron ellos los que dieron a luz la escala de la A hasta la G para informar acerca del consumo de un aparato en concreto. Varios años después llegarían las escalas A+, A++ y A+++, concretamente del 2003 en adelante. Todo esto ocurrió por una razón sencilla: la tendencia natural de ofrecer al consumidor equipos cada vez más eficientes y con mejores prestaciones. La mayoría de los fabricantes destinan la mayor parte de sus esfuerzos a la creación y fabricación de equipos con certificado A o superior.

A pesar de las reticencias de algunas organizaciones, que siempre han exigido –y con razón- que los criterios para otorgar una alta calificación energética nunca se relajaran, lo cierto es que la categoría A+++ es sinónimo del mínimo consumo eléctrico. Se podría decir que es la cima de la excelencia energética. En lo que a frigoríficos se refiere, las cifras son demoledoras: la diferencia de consumo entre escalafones puede llegar al 12%. Más datos: una nevera de clase A es capaz de consumir un 55% menos que uno de clase D.

“El mero hecho de elegir un frigorífico A+++ puede hacer que tu factura de la luz se reduzca en un 10%”, aseguran desde Bosch, una de las marcas que cuenta con certificados del Comité de Etiqueta Ecológica de la Unión Europea. De hecho, la propia marca ofrece en su blog cifras concretas de lo que un usuario puede ahorrar en su factura de la luz gracias a la elección de una nevera con la máxima calificación energética: 788 euros. “Un consumo excesivo supone mucho dinero al cabo de los años, por lo que un frigorífico eficiente es la opción más económica a la larga”, argumentan para intentar convencer de las bondades de este tipo de electrodomésticos.

El precio compensa la factura eléctrica

Stainless refrigerator full of healthy foodsSon datos que no solo refrendan las marcas encargadas  de fabricar los electrodomésticos. También lo certifican las compañías encargadas de cobrar la luz: “A pesar de que los aparatos más eficientes son más caros en el momento de la compra, se amortizan generalmente antes de la finalización de su vida útil”, recuerdan desde Iberdrola.

Es cierto que a la hora de adquirir un frigorífico de alta calificación energética se cumple la regla de “mayor eficiencia, mayor coste”, aunque los datos que hablan acerca de este hecho son contundentes a la hora de certificar que la amortización de dicha inversión es relativamente rápida gracias a su menor consumo de luz.

¿Qué nos ofrecen los frigoríficos A+++?

Es complicado saber cuál es el frigorífico más eficiente del planeta. Básicamente por el hecho de que existen media docena de tipos y todos con sus peculiaridades técnicas. Para la OCU, los ‘combis’ son una de las mejores soluciones. Tras rastrear la red, ponemos de ejemplo dos aparatos que han sido seleccionados en algún momento como miembros del club de los más eficientes. Sus prestaciones sirven para hacerse una idea de las ventajas de una nevera A+++:

  • Bosch KGN36XI45: obtiene una puntuación de 72 sobre 100 en la escala de la OCU. Junto al AEG S83930CTX2, ambos ofrecen un buen comportamiento de la temperatura del refrigerador y congelador si se respetan los parámetros que ofrecen ambos fabricantes. Dos buenos ejemplos de que la eficiencia en los frigoríficos no solo se miden en el consumo, sino también en la calidad del frío y su capacidad para mantener durante días los alimentos en perfectas condiciones.
  • Balay 3KSL5655: hace poco más de dos años, HolaLuz se atrevió con un ranking de las neveras más eficientes. Este modelo de Balay fue el ganador, y definido como una “pequeña joya del frío” por poseer uno de los consumos “más reducidos del mercado”, gracias en parte a su sistema de iluminación eficiente por LEDS o sus alarmas (ópticas y acústicas) de avería en la temperatura.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies