Ante el frío, ahorro

Cuando llega el invierno, son muchos los que se plantean aumentar el poder de su calefacción, o directamente tienen que comprar radiadores eléctricos por ausencia de los tradicionales. La pregunta llega cuando nos planteamos si existe la opción instalar este tipo de calefacción y no vaciar los bolsillo por culpa de las facturas de la electricidad.

Radiadores eléctricos o emisores térmicos, al final el concepto es el mismo. Cuando comenzamos a pasar las hojas del calendario que se acercan a diciembre/enero, nos damos cuenta de que es posible que necesitemos algo más de calor en nuestra casa. Y eso es posible conseguirlo con los radiadores de bajo consumo, que también existen en el mercado aunque no te lo creas.

Como todo en el campo de los electrodomésticos, esta clase de radiadores también han evolucionado por el camino de no dar excesivas sorpresas en la factura eléctrica. Para ello, las marcas han comenzado a utilizar alta técnología. Sí, alta tecnología en el campo de los radiadores. Muchos de ellos lo consiguen, fundamentalmente, emitiendo calor pero no quemando.

No tengas miedo a poner los radiadores

Hay que tener en cuenta que este tipo de calefactores no son siempre para calentar toda la casa. Sirven para estancias concretas o para mantener el calor en dichas habitaciones. Por ello, los fabricantes apuestan por modelos que se calientan a través de resistencias pero reparten muy bien el calor. Para que lo puedas tener controlado, puedes buscar en tu tienda de confianza los radiadores de bajo consumo que vienen con función de control de consumo, que te permiten saber en cada momento cuánto consumes cada día, y así favorecer el ahorro energético. Ojo, solo por tener la función de control de consumo no ahorran, tienes que utilizarlos con cabeza.

“Muchas veces, cuando estamos buscando radiadores eléctricos, tanto en grandes superficies como en Internet, solemos dirigirnos hacia productos pequeños, de gran potencia”, aseguran desde Rointe, un fabricante que ha aplicado el I+D+i a sus radiadores eléctricos para garantizar la eficiencia energética. Por ejemplo, sus radiadores eléctricos no llevan ruedas para moverlos por las habitaciones, ya que se instalan en la pared teniendo en cuenta las dimensiones de una habitación u otros puntos técnicos como si la estancia en cuestiónda “a un lugar calefactado”.

“A la hora de adquirir un radiador para una estancia deben considerarse varios aspectos de la misma” (Rointe)

Notarás diferencia

Esta marca es un ejemplo perfecto de que sí existen los radiadores de bajo consumo. Con la creación de los emisores térmicos, se ha dejado un poco de lado los radiadores de aceite, considerados ya dentro del propio sector como algo del pasado. Ojo, que se siguen vendiendo. El problema de los radiadores de aceite es que al final se convierten más en una fuente de calor adicional que en una principal.

A todas las funciones que has conocido hasta el momento también hay que añadirle otros atractivos complementos que han ido llegando con el paso del tiempo. Por ejemplo, puedes comprar un emisor término que funcione con detección de presencia o termostato digital inteligente que sepa en cada momento que temperatura hace en la casa para regularse mejor. Por supuesto, igual que sucede con algunos electrodomésticos domotizados, también se pueden comprar radiadores eléctricos autoprogramables, ajustando sus valores máximos y mínimos a las costumbres rutinarias de la gente que vive en casa. Todo ello orientado, obviamente, a ajustar lo más posible el consumo de energía dentro del hogar.

¿Tienes algún tipo de radiador eléctrico en casa?, ¿quieres compartir tu experencia de uso?

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies