Cómo reducir el consumo de la vitrocerámica al cocinar

La reducción del consumo eléctrico es una de las cosas que más nos preocupan hoy en día. El incremento que han sufrido en los últimos años las tarifas de electricidad ha hecho que las facturas de los hogares se disparen. Esto unido a la huella energética que nuestro consumo deja en el medio ambiente nos ha hecho reaccionar. Reducir el consumo ha pasado a convertirse en una necesidad.

Los electrodomésticos, los grandes consumidores

¿Sabías que el consumo de electricidad de los electrodomésticos de tu cocina supone prácticamente el 50% del total? Si, no has leído mal. Mientras que la otra mitad de la factura se corresponde con la iluminación de la casa, la calefacción y otro tipo de aparatos podríamos decir que la mayor parte de tu consumo se centra en la cocina.

Aunque es cierto que la cocina se utiliza a diario y que algunos de los electrodomésticos como el frigorífico necesitan estar conectados de forma permanente hay otros que no tendrían por qué tener un consumo tan alto. Y en la mayoría de las ocasiones lo provoca el hacer un uso incorrecto de ellos. Aprender a usarlos de forma responsable es el reto al que deberás enfrentarte.

Vitrocerámica: pequeño tamaño, gran consumo

¿Te has planteado alguna vez cuál es el consumo de tu vitrocerámica? La vitrocerámica es, junto con el horno, uno de los electrodomésticos que registran el porcentaje más elevado. Y es que al tardar más en alcanzar la temperatura óptima para cocinar necesita hacer uso de una mayor cantidad de energía eléctrica.

Su consumo está en torno al 8,3% y dado que se utiliza de forma diaria representa buena parte del gasto en la factura de la luz. Por este motivo encontrar maneras de reducir su consumo puede ayudarte a rebajar su impacto económico y ambiental. ¿Cómo? Nosotros te enseñamos algunos trucos:

  • Utiliza olla exprés. Ahorrarás tiempo y dinero, pues reduces el tiempo de cocción y uso de la vitrocerámica.
  • Tapa siempre los recipientes que uses, así la cocción será más rápida y no se perderá calor.
  • Utiliza el tamaño de sartén u olla adecuado, si usaras uno más pequeño que el fuego desperdiciarás un montón de energía.
  • Apágala antes de terminar de cocinar. Las vitrocerámicas tardan en enfriarse por lo que puedes utilizar el calor residual para terminar de cocinar.
  • Mantén limpia tu vitrocerámica. Si la limpias correctamente no necesitará consumir más energía para alcanzar la temperatura que necesitas y distribuirá mejor el calor.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies