¿Son rentables las placas solares?

Si le sigues teniendo miedo a las placas solares, sigues equivocado. Son unas aliadas perfectas para reducir el consumo de electricidad en el hogar. Y ya sabemos cómo va esto: una reducción del consumo de electricidad supone pagar menos dinero en nuestra factura de la luz. ¡Veamos de lo que son capaces!

Los constantes vaivenes en la factura de la luz en España han sacado a la superficie un viejo tema de debate en nuestro país: las energías renovables, y más concretamente la energía solar, que es la más factible de instalar en un hogar medio. En vista de lo caro que puede resultar vivir enganchado al sistema, muchos medios de comunicación se han ido en búsqueda de ciudadanos que hace tiempo apostaron por la energía solar y ahora pueden darse el gusto de sacar pecho.

Hay una cosa indudable: la energía solar es una de las más limpias del planeta pero, ¿es rentable huir del sistema y alimentarnos del sol? Intentemos dar con la respuesta. Lo primero y más importante: debemos insistir en que el autoconsumo no está penalizado en España, aunque sí que es cierto que obtener energía solar acarrea una –no muy cómoda- carga fiscal.

Hay dos gastos relevantes a tener en cuenta si queremos energía solar en casa:

  • Costes de mantenimiento
  • Pago de impuestos por la producción de energía

“En España no se pasa por caja si el autoconsumo no supera los 10 kW”

Actualmente, las placas solares tienen una garantía de 25 años,  “de modo que el ahorro total que nos supondría su instalación sería de 770 euros en 25 años”, aseguran fuentes de Intereconomia, con datos proporcionados por el BBVA. Eso sí, estamos hablamos de instalaciones sin baterías que –como veremos más adelante- si están gravadas por los peajes de respaldo. Desde ING Direct confirman que “un kit básico para el autoconsumo, compuesto por un panel solar de 250W, un inversor y una estructura para montar en el techo viene a costar unos 600 euros”, una cifra de la que ya hemos hablado en anteriores ocasiones. Dato importante: el sobrante, si no se inyecta en la red eléctrica, se puede usar cuando lo necesitemos.

“55€ euros al año nos podemos ahorrar con una instalación de unos 600 euros” (BBVA)

Pasos para equipar un piso con placas solares

Las instalaciones de las que venimos hablando sirven para ahorrar unos 350 kWh al año; un ahorro derivado de no tener que pagar esa cantidad de energía en nuestra rutina diaria. Ojo, todos los cálculos de esta entrada se están realizando teniendo como base los 0,13 euros que, de media, cuesta el kilovatio en España, cuando no da los sustos de los dos primeros meses de 2017.

En principio, si contamos con la ayuda de una empresa especialista, cualquier casa puede contar con una instalación de autoconsumo solar. Lo primero que debemos conocer es la cantidad exacta de paneles solares que necesitaremos. Una estimación que realizaremos en base a la superficie que tenemos disponible y a nuestro consumo habitual. Para medir el total de nuestro consumo podemos echar manos de medidores que se encuentran fácilmente en tiendas especializadas. Para una vivienda normal los 10kW de potencia libres de peajes deberían ser suficientes.

Igual que no tiene sentido tener de más, tampoco lo tiene instalar de menos. Si nos quedamos cortos, lo más probable es que no podamos ni enchufar  un termo para el agua caliente, o que el ahorro que generemos sea mínimo.,

Los electrodomésticos más ecológicos

Tan importante como saber cuántas placas necesitamos es conoce que electrodomésticos NO se pueden enchufar a las placas solares. En el lado contrario están los más amigos del sol:

  • Podemos usar la energía solar para calentar agua, renunciando al gas o a la electricidad necesaria para ello.
  • Usar las placas solares como complemento para la alimentación de algunos electrodomésticos.

Es casi imposible que una instalación solar como las aquí mencionadas sirvan para alimentar toda la casa, pero sí podemos usarla para la lavadora o el frigorífico, que son dos buenos aliados de las placas solares. Si enchufamos la lavadora a la energía solar, lo mejor es lavar en frío para que los programas que necesitan calentar el agua no acaben con todas nuestras reservas.

La lavadora o el frigorífico son buenos aliados para conectar a una placa solar. En el primer caso, se puede utilizar una lavadora convencional, aunque si vamos a usar esta energía se recomienda usar programas de lavado en frío. La razón es sencilla y evidente: el 90% de la luz que consume una lavadora es para calentar el agua y el 10% para el trabajo mecánico. Renunciando al calentamiento estamos haciendo un uso más racional de nuestra instalación de autoconsumo. En lo que respecta al frigorífico, desde Suelo Solar hacen algunas matizaciones: “Existen equipos apropiados para energía solar fotovoltaica, trabajando en corriente continua y baja tensión”. Palabra de expertos en la materia.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies