El respeto por el medio ambiente empieza en casa

Prácticamente cada gesto que hacemos en nuestra vida diaria produce algún efecto en el entorno en el que vivimos. Es inevitable, pero no por ello nos vamos a quedar quietos en casa sin tocar nada. Para favorecer un mundo más sostenible y eficiente solamente hay que practicar unas buenas conductas y concienciar de las mismas a los que tenemos a nuestro alrededor. Lo que cada uno hace en su casa para no aumentar el daño al medio ambiente es muy importante. A veces nos parece que nuestras actitudes son algo mínimo en medio de un mundo inmenso, pero precisamente debemos multiplicar el impacto de esas pequeñas acciones por los millones de personas que vivimos en este mundo para darnos cuenta del daño real que podemos hacer.

Hay que fomentar actitudes de ahorro en nuestra sociedad, una manera de ver y entender el mundo que tiene que comenzar desde edades muy tempranas. “Es necesario desarrollar una potente concienciación social sobre la importancia de practicar la eficiencia energética a todos los niveles”, aseguran desde Endesa. Y, sin ninguna duda, el pilar más importante de esta misión son los niños y los jóvenes. Ojo, la tarea de concienciar a estos eslabones de la sociedad no es solo del colegio, debe comenzar en nuestra propia casa.

Haciendo conscientes a los niños del gasto que conlleva el malgasto de agua o energía ya estamos contribuyendo a parar la destrucción de nuestro planeta. Hacerlo tampoco es tan complicado, solo requiere de pequeños gestos:

  • Hablándoles de la importancia de dejar bien apagados sus aparatos electrónicos cuando no los están usando.
  • Manteniendo un contacto permanente con la naturaleza para agudizar su responsabilidad con ella. Visitar un parque natural o un sitio con animales es bueno para hacerles partícipes del reto de cuidar este tipo de entornos.
  • Fomentar en el colegio la creación de un huerto para que lo hagan crecer. Algo que también podemos hacer en casa.
  • La televisión también nos puede ayudar: películas tan míticas como Pocahontas o algunas más recientes como El bosque animado o Buscando a Nemo despiertan en los más pequeños el respeto por el medio natural.

Cuando son un poco más mayores, la tarea se complica un poco más, pero no se convierte en imposible. Hay decenas de herramientas en el mundo de las nuevas tecnologías que hacen de esta tarea algo más divertido para los más creciditos. Existe una variedad interesante de juegos interactivos que, por ejemplo, les retan a hacer crecer grandes ciudades de un modo sostenible. En muchos de estos juegos hay premios más que interesantes.

Uso responsable de los electrodomésticos

Disponer de energía para hacer funcionar nuestros electrodomésticos es un derecho pero también una responsabilidad. A veces no lo vemos así, y es uno de los principales problemas para no encaminarse por el camino de eficiencia energética y la sostenibilidad. No podemos olvidar que todos los derechos llevan aparejados una serie de deberes, y en este caso está el de hacer un uso responsable de la energía consumiéndola “de forma racional, eficiente y generada mediante tecnologías limpias”, tal y como nos recuerda Mariano Sidrach de Cardona, Catedrático de la Universidad de Málaga.

¿Qué podemos hacer para controlar en casa el consumo de energía?

  • Controlar de forma eficiente la temperatura de nuestro hogar. No solo hay que vigilar el frío, también el calor. Nos podemos ayudar de los termóstatos y de la domótica para programar encendidos y apagados de calefacción o aire acondicionado. Por su parte, la instalación de válvulas termostáticas en los radiadores mejora la eficiencia de las instalaciones.
  • Mejorar el aislamiento de la vivienda para no perder ese control de la temperatura que hemos ganado poniendo en práctica el primer punto.
  • Aprovechar los electrodomésticos eficientes: toda la información que nos brinda la etiqueta energética de los electrodomésticos es importante. Comparando precios, puede parecer mucho más barato un electrodoméstico de clase inferior, pero a la larga los de clase A o superior nos hacen ahorrar mucho dinero en las facturas y contribuyen a la sostenibilidad del planeta.
  • Usar apps para controlar el consumo energético: una consulta rápida por nuestra tienda de aplicaciones para móviles nos puede hacer descubrir grandes aliados en este sentido.

Limpieza ecológica de tu hogar

También debemos reparar en este tipo de cosas. En los pequeños gestos que pasan desapercibidos. En costumbres tan cotidianas como la limpieza de nuestra  casa también se gastan recursos. Una medida muy fácil de implementar es la utilización de productos ecológicos para limpiar. Los podemos hacer nosotros mismos, pero cada vez son más accesibles en las baldas de los supermercados y contribuyen de forma importante a la conservación del medio ambiente. Normalmente, son biodegradables, no se testan con animales en su fabricación y suelen utilizar menos embalajes.

Renovar el aire de nuestra casa de forma natural, utilizar agua con vinagre de manzana para limpiar el polvo que tantos problemas nos da o adquiriendo esponjas de celulosa, que son biodegradables, son otros consejos que podemos tener en cuenta a la hora de adquirir hábitos más saludables en la limpieza diaria.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies