Saber la verdad sobre el consumo de luz

Los informes son claros: en España gastamos unos 990 euros al año -de media- en energía. ‘Solo’ nos preocupamos del precio de la luz cuando sube mucho. Aunque podemos cambiar hábitos para ahorrar durante todo el año. Es cuestión de voluntad.

2016 y el inicio 2017, incluso mucho antes, aunque no de forma tan agudizada, la luz se ha convertido en un asunto de estado en España. No es para menos: el Gobierno ha reconocido en alguna ocasión que el recibo se puede encarecer hasta 100 euros anuales. Tal es la escalada de los precios en nuestro país que la fiscalía del Tribunal Supremo ha decidido investigar qué ocurre exactamente. El objetivo no es otro que defender los intereses de los consumidores. El ejecutivo ha reconocido que la luz es más cara por la falta de viento y agua para generar energía eólica e hidroeléctrica, respectivamente, aunque también influye la fluctuación del precio del petróleo.

En momentos así, el consumidor levanta las orejas y se mantiene más alerta que nunca. Es crucial saber cuánto pagamos por la luz que consumimos y las horas más caras para hacerlo. Asimismo, los consejos para ahorrar luz adquieren más valor que nunca. De todas las épocas del año, el invierno es el momento en el que más nos preocupamos por encontrar el camino del ahorro en la factura de la luz.

¿Cómo podemos ahorrar energía dentro de casa?

  • Jugando bien con el termostato. Una temperatura correcta en casa en fundamental para mantener a raya el consumo eléctrico. No hay que olvidar que no está prohibido ir abrigado en nuestro hogar.
  • Bajar las persianas o cerrar las cortinas son gestos eficientes y sencillos. Evitan que se pierda calor.
  • Las bombillas led son una gran idea. Ahorran un 80% de luz. Pero se deben mantener limpias para que hagan bien su trabajo.
  • El cargador del móvil sigue consumiendo aunque el terminal no esté enganchado. Además, según La Vanguardia, “multiplica por diez su consumo” si la carga termina pero lo dejamos, por ejemplo, toda la noche conectado.

Pequeños cambios y hábitos como estos nos “pueden suponer un ahorro desde 98 hasta 400 euros al año”, tal y como confirman fuentes expertas a La Voz de Galicia.

¿Cuánto gastamos cuando usamos la pirólisis?

ahorro-factura-luz-consejosNo lo olvidemos: un gran porcentaje de la electricidad que consumimos es ‘culpa’ de los electrodomésticos. Los dueños de aparatos eficientes se acuerdan en momentos como el invierno del desembolso a la hora de comprar, pero el ahorro cuando la luz no deja de subir.

Especial precaución debemos tener con aquellos electrodomésticos que dependen de los grados. ¿Qué queremos decir?, muy sencillo: que la lavadora o el horno, igual que la calefacción eléctrica, consumen mucho más si nos pasamos de temperatura. Lavar con programas fríos consume mucha menos luz, puesto que la lavadora hace casi todos sus esfuerzos en calentar el agua.

El horno también puede ser un improvisado aliado para el ahorro. Si compramos un horno que suprime el precalentado gastamos menos sin duda. Pero la cosa no acaba ahí. Hay otros misterios del horno que se deben tener en cuenta. Es el caso de la pirolisis, un proceso de limpieza automática que consume muy poca energía y que ahorra otros muchos recursos. Fuentes de BSH indican que la pirolisis “no consume mucho” ni tan siquiera en su nivel más alto de actividad. La fase más larga de limpieza, que puede extenderse unas dos horas, no llega a los cuatro kWh, por lo que el consumo en euros apenas es de 54 céntimos.

Medidas de ahorro haciendo la comida

  • No usar energía: puede parecer un sinsentido pero si lo pensamos bien, lo tiene. La mejor forma de no pagar la electricidad es no usarla. Evidentemente no podemos hacerlo a diario, pero sí que podemos optar por menús de picoteo (para ciertas ocasiones) que no necesitan encender los fuegos. Ensaladas o latas de conserva tiene la llave para ello. Hay un sinfín de posibilidad para exprimir hasta el aceite de las latas de conserva.
  • Cocinar para más días: mítico truco de piso de estudiante o de cocinero vago. Aprovechamos que nos metemos entre fogones para hacer comida de más y tener resuelto el menú de varios días.
  • Sacar los alimentos antes de tiempo: igual que no se pueden meter alimentos calientes en la nevera, podemos optar por sacarlos antes. De esta forma estamos evitando que las placas de cocción tengan más trabajo.
  • Hacerse amigos del microondas y la olla a presión: el primero se usa muy poco en España, y la segunda puede que menos todavía. Son dos herramientas perfectas para pasar menos tiempo en la cocina. Y muy eficientes, por cierto.
  • “También podemos ahorrar energía si nos acostumbramos a tapar las ollas, cazuelas y las sartenes, ya que los alimentos se cocinarán en menos tiempo”, aseguran desde el blog ‘Decoración 2.0’
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies