¿Sabes cuánto consume la vitrocerámica de tu hogar?

La factura de la luz sigue siendo uno de los grandes quebraderos de cabeza de todo hogar medio. Las continuas subidas de la tarifa de la luz en los últimos años han hecho que todos nos propongamos ser más conscientes de nuestro consumo energético. Por este motivo buscamos cada vez más trucos y formas de hacer que se reduzca nuestra factura de la luz. ¿Pero sabes realmente cuánto consumen todos esos aparatos que usas diariamente en casa?

Los electrodomésticos dominan el consumo

Es cierto que iluminar tu casa constituye una buena parte de tu consumo energético cada mes. Y si a ello le sumamos otro tipo de aparatos que también necesitan consumir energía como los dispositivos electrónicos podemos encontrar la explicación a gran parte de la factura.

Sin embargo si hay un grupo de aparatos que dominan este consumo es el de los electrodomésticos. ¿Sabías que aproximadamente el 50% del consumo de toda la energía eléctrica de tu hogar está relacionado con ellos? Quizás esto te ayude a ser un poco más consciente a la hora de utilizarlos en tu rutina. Microondas, frigorífico, lavadora, lavavajillas… Aprender a usarlos de forma eficiente puede ayudarte a reducir tu consumo de forma considerable.

¿Y qué ocurre con la vitrocerámica?

El frigorífico es, con diferencia, el electrodoméstico que más consume de todos los que se encuentran en tu cocina. ¿Pero te has preguntado alguna vez cuál es el consumo de tu vitrocerámica?

Una vitrocerámica de un único fuego consume aproximadamente lo mismo que una plancha o un microondas. Pero cuando hablamos de vitrocerámicas con dos fuegos o más el consumo energético se dispara, llegando a constituir el 10% del total.

¿Por qué un consumo energético tan elevado? Al basarse en la irradiación de calor las vitrocerámicas tardan algún tiempo en calentarse, comenzando así un consumo de luz considerable antes de empezar a cocinar. Sin embargo tiene la ventaja de permitir utilizar el calor residual hasta que se enfría por completo para poder terminar la cocción de algunos elementos.

Aunque es cierto que consumen más que las placas de inducción también existe la posibilidad de reducir el consumo de las vitrocerámicas. Aprender a utilizar la vitrocerámica de forma eficiente puede ser de gran ayuda. Mantenerla limpia es una de las reglas principales para que pueda funcionar de forma óptima. Ello unido a trucos como terminar de cocinar gracias al calor residual que acumulan tras apagarlas puede ayudarte a sacarle el máximo partido a tu vitrocerámica.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies