Tabla de consumo de aparatos

Si a estas alturas aún te preguntas cómo ahorrar en la factura de la luz, es porque todavía no te han dado estos consejos.

Más o menos como ya te esperabas, el uso que haces de tus aparatos electrodomésticos condiciona lo que pagas en la factura de la luz. Tener un conocimiento, aunque sea mínimo, del nivel de consumo de cada aparato es fundamental para dos cosas: gestionar mejor el uso que le damos y conocer en qué puntos podemos ahorrar en la factura de la luz.

“Para saber qué electrodoméstico consume más hay que tener en cuenta la potencia que necesita y el tiempo que se utiliza”, aseguran desde Selectra, que matizan un aspecto importante: no es lo mismo un aparato que consume mucho en cinco minutos, que otro que gestiona mejor la energía y dura dos horas. En el mundo de los electrodomésticos se tiende a pensar que aquellos que están más tiempo en funcionamiento son, por sistema, los que más consumen, pero no siempre es así.

Según esta consultora, muy relacionada con el mundo de la energía, ¿cuáles son los (grandes) electrodomésticos que más consumen?

  • Secadora.
  • Placa vitrocerámica.
  • Lavadora.

A estos nombres no se le puede omitir el que, en términos absolutos, es el mayor consumidor de luz en cualquier hogar: el frigorífico. La razón es sencilla: pasa todo el año enchufado y, con suerte, solo lo desconectamos cuando nos vamos de vacaciones.

Aprende a ahorrar

En el momento que sabemos el nombre del electrodoméstico que más consume, es mucho más fácil adaptar nuestros comportamientos a una actitud mucho más ahorradora. Pero, antes de nada, recuerda que en España puedes elegir la potencia contratada que quieres, o incluso elegir tarifas de luz que te permiten seleccionar las franjas horarias de tarifa reducida. También existe la posibilidad de acogerse al precio por hora (en el que tu sabes qué hora es más barata desde las 20:30 del día anterior) o a la discriminación horaria, que tiene determinadas por las eléctricas unos horarios Valle, con la electricidad mucho más barata.

Tip ahorrador: recuerda que el horario Valle coincide, en gran número, con las horas del fin del día o nocturnas. Es un buen momento para poner, por ejemplo, una lavadora o un lavavajillas.

Cuidado con lo que usas

Pero matizar o mejorar la potencia que tienes contratada o la tarifa de luz por la que pagas a tu compañía no es el único método de ahorro. Desde WWF llevan mucho tiempo llamando la atención del consumidor acerca de la importancia de equipar tu casa con electrodomésticos A+++, que en la actualidad son los más eficientes del mercado. Por cierto, una certificación que cambiará en el 2019-2020 de la mano de la Unión Europea, que tiene la intención de hacer mucho más sencilla la comprensión de las etiquetas.

Lo bueno de los electrodomésticos es que se puede ahorrar con todos, en función de cómo los utilices:

  • Lavadora: el consejo fundamental es que esperes a tener una colada completa. Los programas cortos no son los que menos consumen, al revés. Realmente, el consumo de la lavadora debería preocuparte cuando pongas programas que utilicen altas temperaturas. A 60 o 90 grados sí que consumen mucha energía. Por ello, lo recomendable es que, en la medida de los posible, se haga la colada a bajas temperaturas. ¡Y limpia el filtro de vez en cuando! Que solo te llevará un par de minutos.
  • Lavavajillas: con el paso de los años, los lavavajillas ya forman parte del club de electrodomésticos que han conseguido escalar a la categoría A, o incluso superior. Igual que en el caso anterior, espera a tener un servicio completo. Recuerda que una carga completa de lavavajillas siempre significará más ahorro que dos medias cargas. En ambos casos está la opción de utilizar la función ECO, que reduce el consume de luz y de agua.

¿Y que hay del ‘segmento’ de los alimentos?

Para ahorrar con el frigorífico lo mejor es hacer un buen mantenimiento del mismo. Elige el lugar adecuado para colocarlo, lejos de fuentes de calor, y procura que el condensador (situado en la parte trasera) esté limpio de polvo. Si no tienes un modelo NoFrost tendrás que limpiar la escarcha (que aumenta el consumo energético) y además debes procurar no llenarlo en exceso para facilitar las corrientes de refrigeración.

Más tips:

  • Horno: hay un consejo que puede que no hayas escuchado nunca, que es utilizar el calor residual. El horno funciona a altísimas temperaturas, y cuando lo apagas permenece caliente mucho rato. Por ello, apagalo cinco minutos antes y remata el plato con el calor que ya hay dentro. Y si planificas tus menús con antelación puedes elegir un día concreto para cocinar con el horno.
  • Placa de cocina: como ya te han dicho desde Selectra, la placa vitrocerámica es uno de los electrodomésticos que más consume en términos relativos. Por eso, si tienes la oportunidad, cambia por una placa de inducción, que permite ahorrar cantidades cercanas al 80% de la luz. En cualquier caso, usa recipientes que se ajusten al quemador, aprovecha también el calor residual y usa las tapas para cocinar. Evitarás que el calor se disperse por donde no quieres.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies