Tostadoras responsables con el medio ambiente

Abiertas o cerradas. Es uno de los pocos dilemas a los que se tiene que enfrentar un usuario que quiere comprar una nueva tostadora. Se trata de un producto muy básico, pero que usa el calor para funcionar, por lo que también conviene orientarse hacia los módelos más eficientes que hay en las tiendas.

Si por las mañanas vuestras tostadas se queman muy pronto o tenéis que esperar mucho tiempo a que suene el sonido de expulsión, sí ese que tantas veces no ha asustado, es el momento de que paséis por una tienda de electrodomésticos para adquirir una nueva y en condiciones. Las tostadoras son un electrodoméstico de la gama más básica, no suelen dar muchos problemas y la elección de un modelo concreto no debería suponer una gran complejidad. No obstante, como todo lo que consume energía y nos toca el bolsillo, hay que tener en cuenta una serie de parámetros para hacer una elección acertada.

Por ejemplo, existen en el mercado dos tipos de tostadoras, las que vemos más habitualmente:

  • Tostadoras abiertas: las que nos encontramos en el buffet del hotel. No son una opción muy casera, aunque si es la acertada si en nuestra cocina se gestionan muchas tostadas cada mañana. Además son una alternativa perfecta no solo para los desayunos, sino también para preparar cenas rápidas, tapas o bocadillos, ya que están capacitadas para tostar cualquier tipo de pan.
  • Tostadoras cerradas: las más tradicionales y numerosas en nuestras cocinas. Según los expertos pueden llegar a consumir hasta un 50% menos de energía que las tostadoras abiertas.

Apagado automático

Con ambas opciones podemos llenar la cocina del olor a pan tostado por la mañana, pero sea cual sea nuestra elección habrá que dejarla enfriar siempre para proceder a su limpieza constante para mantenerla libre de residuos y facilitar que dure más tiempo y trabaje en perfectas condiciones.

Las tostadoras se encuentran dentro del apartado de productos que funcionan por calor, lo que hace inevitable que consuman un poco más de energía que otros aparatos, sobre todo aquellas que funcionan con resistencias para convertir la electricidad en calor. No es un caso aislado: ya sabemos que los hornos o las lavadoras tienen su pico de consumo más elevado cuando generan calor para hacer su trabajo.

No obstante, estos electrodomésticos también han evolucionado y presentan innovadoras características que facilitan el tostado. Por ejemplo, con los sensores electrónicos de calor, que miden de forma automática la temperatura de la cámara para ajustar a una duración adecuada y generar un correcto ciclo de tostado.

Otros tips para elegir una buena tostadora y ahorrar en energía:

  • Ser consciente de la cantidad de tostadas que consumimos. No es lo mismo tostar para dos que para seis. Actualmente las tostadoras cerradas pueden trabajar con más de dos tostadoras. Lo ideal para ahorrar luz es utilizarla siempre a la máxima capacidad.
  • Programas de tostado: hay que seleccionar el adecuado para nuestro gusto. De esta forma el calor se distribuye de forma uniforme por toda la rebanada.
  • Bandeja recogemigas: este tipo de accesorios ya entran dentro de la comodidad, pero son muy prácticos para mantener limpio el electrodoméstico y que funcione siempre correctamente.
  • Calientapanecillos: BOSH, por ejemplo, vende algunos modelos con un accesorio que se coloca en la parte superior de la tostadora y permite calentar los panecillos. Además de adquirir un magnífico toque caliente, aprovechamos el calor residual, que es una actitud muy eficiente.
  • Nunca dejéis la tostadora encendida y apagadla si vais a interrumpir la tarea porque abandonáis la cocina.

Control de temperatura

Además de las tostadoras abiertas y cerradas, opciones todas ellas que disponen de control de temperatura y varios programas de calentamiento, una buena alternativa que compite con ellas y con los microondas a la vez son los hornos tostadores. Perfectos para una cocina modesta, puesto que facilitan las tareas de calentar, hornear e incluso asar. Es decir, es un solo electrodoméstico que cumple con varias funciones. Es cierto –y evidente- que ocupa más espacio en la cocina, pero puede ser una alternativa viable y ahorradora si preparáis muchas tostadas por las mañanas (igual que las tostadoras abiertas). Dependiendo del nivel de complejidad, el horno tostador consumirá más o menos energía, ya que los modelos que contienen más opciones de cocción y procesos más complejos en su funcionamiento requieren  de más potencia para funcionar.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies