Usar de forma responsable el horno

¿Conocéis todas las posibilidades que ofrece el calor residual? Es una aliado perfecto para ahorrar en la cocina y rematar nuestros platos o cocinar algunos.

Sencillos gestos, fáciles de seguir cada día, son los que nos ayudan a ahorrar una importante cantidad de energía dentro de nuestra casa. Ser eficientes no es complicado, todo lo contrario. Los pequeños gestos son más que suficientes. Y lo mejor es que en todas las estancias de nuestro hogar podemos hacer algo. Pero en la cocina se puede hacer mucho. Y con un horno más todavía. Gracias a un uso inteligente de este gran amigo, podemos sacarle el mismo provecho -¡o incluso más!- y generar un ahorro en nuestra economía doméstica.

Sí, utilizando el horno de forma racional se puede sacarle más provecho. No es ningún misterio, pero para descubrirlo tenéis que seguir avanzado por el texto. El horno es el responsable de más de un 8% del consumo energético de una casa, pero nos encontramos con el problema de que la mayoría de los alimentos necesitan de calor para ser consumidos. Por lo tanto, no podemos renunciar a su utilización, ni tampoco a la nuestras placas de cocción.

Pero sí podemos adaptar nuestras rutinas a lo que nos exige nuestro horno. Una primera decisión que no implica mucho esfuerzo es cerrar un día de la semana para cocinar todos los platos que necesitan ser horneados. Si usamos todo su espacio con diferentes platos, ya le estaremos ganando mucho terreno al consumo eléctrico. Tampoco olvidéis, si es que tenéis la posibilidad, que podéis utilizar los electrodomésticos que más consumen en el horario valle, que es la franja horaria en la que el precio de la electricidad es más barato. Pero para esto tenemos que tener contratada la tarifa de discriminación horaria.

Cocina todo el menú

Es posible que la primera vez que os planteéis hornear varios platos a la vez os surjan mil dudas y alguno de los platos no queden como a nosotros nos gustaría. No hay que preocuparte: cocinar varios platos en el horno es un concepto que podemos tardar en controlar. De hecho, es más que probable que necesitemos varias sesiones de ‘horneado’ múltiple para conocer qué alimentos se pueden hacer a la vez.

En este sentido, hay algunos trucos:

  • Evitad cocinar tapando los alimentos con papel de aluminio, ya que aumentan los tiempos de cocción.
  • Elegid platos que tarden más o menos el mismo tiempo en estar listos. Así evitaremos estar abriendo la puerta de forma constante, que es principal error que cometemos usando el horno.
  • Si controláis bien los tiempos que tarda el horno en calentarse y enfriarse, estaréis ganando mucho, ya que sabréis cuánto tiempo necesitáis con mayor exactitud, evitando usar el horno más tiempo del necesario.

Pero hay más consejos. Como ya he mencionado en los puntos anteriores, el pecado más grave en el que podemos caer usando el horno es abrir la puerta mientras está trabajando: se pierden entre 25 y 30 grados de calor, obligando al electrodoméstico a trabajar más para recuperar esta pérdida. Hay fuentes que aseguran que se pierden hasta 40º, aunque las primeras cifras son las que están más o menos consensuadas por los expertos.

Waiting for the apple pieHay otro pecado, que también he dejado caer: poner el horno a trabajar para hornear pequeñas cantidades de alimento. De hecho, si echamos la vista atrás seguro que nos daremos cuenta de que pocas veces hemos usado el horno a su máxima capacidad, perdiendo por tanto energía y dinero. Cuando sea posible, usad el microondas, ya que consume menos energía y es más apropiado para descongelar o recalentar alimentos.

Elegid la temperatura exacta que nos exija la receta y evitad el mal vicio de ponerlo a trabajar a la máxima potencia pensando que así estará listo nuestro plato con más rapidez. No lo estará, y lo más probable es que terminemos chamuscando nuestra receta. Quemaremos la comida y, evidentemente, consumiremos más energía de la que necesitamos. Asimismo, si no es estrictamente necesario, no precalentéis el horno. Prácticamente toda la energía que consume este electrodoméstico la gasta para alcanzar la temperatura seleccionada.

Trucos para evitar la pérdida de calor

El mejor consejo para evitar las pérdidas de calor ya ha salido a la luz: la puerta del horno bien cerrada hasta que termine su trabajo. Pero no es el único. Los materiales que utilizamos para la cocina también nos pueden echar una mano. El vidrio viene muy bien para estos fines, ya que concentra muy bien el calor y disminuye los tiempos de cocción. Lo mismo se puede decir de los recipientes de color oscuro, que también son ideales para nuestros horneados.

Seguramente, en poco tiempo pasaremos a dar otros consejos, puesto que la revolución de los hornos está muy próxima, si es que no hay llegado ya. Hace escasos meses, Panasonic presentó en el International Home & Housewares Show el que dice es el primer horno de inducción, que trabaja de una forma similar a las placas que usan esta tecnología. Por lo tanto, es muy probable que la manera de hornear –y los recipientes que usemos para ello- cambien en no mucho tiempo. Por el momento, mientras llegan los hornos de inducción, podemos sacar el máximo partido a la multifunción de los actuales: combinan todo tipo de calentamiento con las funciones más habituales, por lo que recortan los tiempos y facilitan las tareas.

¡Usad y abusad del calor residual! Si apagamos el horno cinco minutos antes de que acabe, nuestro plato se rematará igual. Y como todos habremos observado, el horno se queda durante un buen rato caliente. Es lo que llamamos el calor residual, que generalmente se pierde por el camino. Hasta hoy. Podéis usar este calor para calentar un segundo plato, para descongelar pan o para cocinar unas irresistibles verduras al dente.

“El calor residual es fantástico pero no sirve para todo” (Corberó)

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies